sigiriya-roca-del-leon

Sigiriya, exótica y encantadora

Ser el centro de un país tan lejano y ajeno, no es para cualquier ciudad. SIgiriya, en Sri Lanka, es un yacimiento arqueológico digno de ser visitado. Sus más de 1500 años, no han pasado en vano.

Es imposible hablar de Sigiriya sin antes hacer foco en esa isla llamada Sri Lanka, cuya bandera no es habitual en ninguno de los eventos que reúnen diferentes países del mundo: ni juegos olímpicos, ni mundiales de fútbol, por caso.

La República Democrática Socialista de Sri Lanka es una isla ubicada al sudeste de la India, en pleno Golfo de Bengala. Es casi imposible reproducir aquí los signos de su idioma, el cingalés. El país es multirreligioso y multiétnico, pero el hinduismo prevalece por sobre las demás expresiones.

Pues bien. Dentro de Sri Lanka, Sigiriya es un complejo palaciego donde la ciencia ha logrado descubrir un conjunto de ruinas arqueológicas que datan del siglo V de nuestra Era. Eso, a raíz de que, en el tiempo de su fundación, gobernaba el rey Kasyapa, que mandó construir su palacio allí, en lo que luego supo ser un monasterio, y, antes de esta historia, un templo.

sigiriya-roca-del-leonLas leyendas de este fabuloso destino sugieren que allí hubo habitantes desde épocas prehistóricas. Y que la familia del rey Kasyapa sabía eso, por lo que eligieron el lugar para vivir. Sin embargo, lo que llama poderosamente la atención, es que el castillo construido sobre la Montaña del León –y dentro de la Roca homónima- no se ve desde lejos, pues queda oculto en la piedra.

Para comprender mejor, hay que tomar en cuenta que, según las crónicas, Kasyapa mató a puñaladas a su padre, y lo ocultó dentro de una roca en la misma montaña, como emparedándolo. Su hermano Mogallana huyó y prometió venganza, y Kasyapa se recluyó en esa construcción, mitad palacio, mitad fortaleza, aguardando el retorno de aquél; lo que efectivamente ocurrió, años más tarde.

nuevo-buda-sigiriyaUno de los más increíbles detalles de este monte, es que, subiendo por una angosta escalera, se llega a los frescos eróticos que decoran uno de los lados del Palacio. Son verdaderamente recomendables.

El otro detalle, es que, si se mira de cerca en la base del monte, de la piedra salen dos garras, a los costados de la entrada al palacio, como de un felino de enormes proporciones; hay quienes dicen que, con eso, Kasyapa advertía a todo enemigo que osara acercarse a su fortaleza.

uno de los nuevos vecinos de sirigiyaPor su parte, a menos de 3 kilómetros de allí, en la aldea de Kimbasa, se yergue un extraordinario Buda blanco (ver foto) que identifica lo que se conoce como Nuevo Templo de Sigiriya. Es increíble que allí haya una imagen del referente de esa religión milenaria.

Lo mismo ocurre con la fauna y la flora locales. Sigiriya es, como muchas de las ciudades del país, un lugar en el que los animales son respetados. Además de poseer una biodiversidad notable en el mundo entero, el Macaco de Sri Lanka (ver foto) se destaca por ser endémico en Sri Lanka. Al recorrer Sirigiya, no es nada raro que venga uno de ellos por comida. ¡Son sociables!