Ibiza: quizá aún más bella en invierno

Pocos no saben qué es Ibiza: calor, fiestas, calas de agua transparente, tecno, chill out…. Pero pocos saben que la misma luz que atrae a tantos turistas en verano es incluso más bonita en invierno. Que las puestas de sol son aún más magníficas en playas desiertas. Y que otros encantos salen a relucir allí donde reina el silencio…

Viajar a Ibiza en invierno es toda una experiencia

Teleaire visita Ibiza, una de las islas Baleares, reconocida mundialmente por sus fiestas veraniegas, sus excentricidades nocturnas, y las playas pobladas de celebridades. Sin embargo, la isla ofrece una amplia gama de atracciones, en invierno.

El ser vivo más grande del mundo está en Ibiza

Un ejemplar de posidonia oceánica hallado entre las islas de Ibiza y Formentera sería, gracias a sus ocho kilómetros de largo, el mayor ser vivo del planeta. Dada la lentitud con la que se desarrolla este tipo de planta acuática, se estima que su longevidad ronda los 100.000 años.

Anocheceres de invierno en Ibiza

Las puestas de sol forman parte de los grandes atractivos turísticos de Ibiza. En verano son sinónimo de gente, fiestas y baños multitudinarios. En invierno tienen un encanto especial, porque además de la belleza del día que termina, la soledad y el silencio de algunas calas impregnan el momento de una magia aún mayor.