Los chicos de Baradero: Dolor y responsabilidad

Sufren. Los padres de los  jóvenes no tienen consuelo. Tampoco sus compañeros de colegio. Sus vecinos y amigos sufren, porque  ya no están con ellos. Y deberían. Porque eran jóvenes.