Nuestros museos preferidos

Los grandes museos como el Prado de Madrid, el Louvre de París, el MoMA de Nueva York o el Hermitage de San Petersburgo merecen la pena porque albergan obras únicas en edificios únicos. Pero la misma sensación, y por qué no mejor, se puede conseguir en otros lugares.